Facebook Twitter Google +1     Admin

Arboles muertos y mucha tinta

Literatura basura, comics extraños, fotonovelas deformes... La cultura popular que pocos miran, regurgitada aquí

El cadaver (The corpse/Death on the Downbeat, 1958)

20130220180405-el-cadaver.jpg

Autor: Carter Brown

Colección: Jaguar nº 150

Edita: Diana, México, 1963

 

“- Pero, ¿es que no eres capaz de pensar en nada quen osea sexo? – me preguntó de sopetón.

-No sé – hube de confesar-, no lo he intentado nunca.”

 

Así comienza otra novela de Al Wheeler , el teniente de policía que es el personaje más conocido de  todas las novelas de Carter Brown – mezclen dos partes del Sinatra del período del “Rat Pack”, una de Mike Hammer y ¡voilá!, ahí tienen a Wheeler – en la que una de sus visitas a un tugurio de cool jazz junto a una señorita termina con presenciar el asesinato de un cliente pesado y fumeta. Que resulta ser hijo del dueño de un diario, que le va a poner presión para encontrar un culpable. Agreguen una hija ninfómana, unos músicos fumadores de “maconha”, una dueña de club sensual y arisca, una interna mafiosa y dos cadáveres más que caen directamente en la puerta de Wheeler y tienen una novela policial tan entretenida como insustancial (la leí hace un mes y medio y tuve que pegarle una ojeada antes de escribir la reseña porque se me habían olvidado casi todos los detalles. Si eso no es un signo de insustancialidad, no sé que es)

El tono “tongue in cheek” (o sea, de “no me creo mucho esto pero que no se note”) de todas las novelas de Brown acá degenera en momentos que están a un paso de la comedia negra, especialmente la secuencia donde Wheeler tiene que esconder el cadáver de sus colegas policiales en casa y llevarlo al club de jazz.

Como buena novela de género de esos años, están todos los elementos necesarios: Acción, diálogos ingeniosos (vean l inicio de esta reseña sin ir más lejos), sexo (muchas hcicas ligeras de ropa y sexo que se insinúa peor no se ve) y violencia (tiros ,golpesy puñetazos por kilo). Engarzado todo con oficio.

Más allá de las insustancialidades, yo vuelvo a insistir en que Carter Brown es un tipo que hay que leer, siquiera para pasar el rato. Si uno no pide más que unas horas de entretenimiento ligero y sin profundidad, cumple más que con creces. Esta novela vuelve a reforzar esto. Así que, si encuentran alguna de las novelas, cómprenla. Total seguro va a estar en la mesa de ofertas…

 

20/02/2013 14:04 roberto #. libros criminales

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.







Temas

Archivos

Enlaces

 

 
El cadaver (The corpse/Death on the Downbeat, 1958) | Arboles muertos y mucha tinta

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris